Estás aquí: Portal de Salud  »  Enfermedades  »  Neumonía - síntomas y tratamiento

Neumonía - síntomas y tratamiento

Publicado en categoría Enfermedades       
Neumonía - síntomas y tratamiento

Afecta anualmente alrededor de 1% de los españoles, e incluso en el siglo XIX a menudo terminó en la muerte. Hoy la neumonía es altamente curable si se diagnostica con antelación.

La neumonía es una inflamación causada por una infección viral (por ejemplo, la causa pueden ser los virus de la gripe o el sarampión) o bacterias (estreptococo, estafilococo), menos los microorganismos (clamidia). Es una reacción de defensa a la infección del parénquima pulmonar, y resulta en aumentar la permeabilidad de la pared bronquio alveolar permitiendo el paso de fluidos.

En función del ámbito de adquisición se dividen en extrahospitalarias (adquirida fuera del ámbito hospitalario) y neumonías hospitalarias o nosocomiales que ocurre a las 48 horas o más después de la admisión hospitalaria. Estas últimas son las tasas de mortalidad más peligrosos y altas, en lo que respecta a los pacientes durante el tratamiento, y así, con trastornos del sistema inmune como resultado de otras enfermedades o que toman medicamentos debilitan el sistema inmunológico.

La inflamación también puede ser debido a la inhalación de polvo y sustancias tóxicas (cloro, fosgeno, mostaza de azufre). Otros factores de riesgo incluyen la edad avanzada, el tabaquismo, el estilo de vida poco higiénico, enfermedad crónica (diabetes, aterosclerosis, insuficiencia cardíaca).

Neumonía típica es acompañada de fiebre, tos, esputo purulento, dolor en el pecho para respirar notable y falta de aire, dificultad para respirar y dolor en los músculos y las articulaciones. Si la fiebre persiste durante varios días, debes buscar una consulta médica, ya que los antibióticos pueden ser necesarios.

Además de recibir la medicación prescrita, es importante también el cuidado apropiado del paciente. La habitación en la que reside, debe estar bien ventilada, con alta humedad (humidificadores de aire se utilizan o toallas húmedas en los radiadores), se frotan con eficacia el pecho con alcohol, salicílico o canfórico. No es aconsejable pasar demasiado tiempo en la cama, ya que la posición horizontal empeora la ventilación pulmonar. A la dieta equilibrada se debería añadir grandes cantidades de jugos de frutas y vegetales.