Estás aquí: Portal de Salud  »  Enfermedades  »  Alimentos que caen mal

Alimentos que caen mal

Publicado en categoría Enfermedades       
Alimentos que caen mal

Algunas personas sufren intolerancia a ciertos alimentos. La leche, las frutas y los productos endulzados con sacarosa les pueden producir malestares como dolores en el vientre e, incluso, diarrea. Lo que sucede es que el organismo no puede procesar algunos hidratos de carbono, como la lactosa (azúc

Síntomas de la intolerancia a los azúcares

Cuando se sufre intolerancia a la lactosa, los síntomas (hinchazón en el vientre, flatulencia, diarrea) se manifiestan entre dos y seis horas luego de haber bebido uno o dos vasos de leche, o de haber comido una abundante cantidad de productos lácteos, especialmente con el estómago vacío.

La solución, para mucha gente, es reemplazar la leche común por una leche especial, con bajo contenido de lactosa (alrededor de un 70 por ciento menos). Los especialistas recomiendan que las personas que sufren este problema se acostumbren a leer las etiquetas de los alimentos para detectar la presencia de lactosa, que suele agregarse a los panes en rebanadas, los cereales, el puré instantáneo, los caldos en cubos, las mezclas para preparar bizcochuelo, las galletitas, las salchichas, y algunos condimentos como el ketchup.

Debido a que la leche y los productos lácteos son ricos en calcio y otros nutrientes esenciales, si la dieta está desprovista de estos alimentos el déficit se hará sentir tarde o temprano en el organismo. Sin embargo, algunos vegetales como el brócoli, son ricos en calcio y tienen muy bajo contenido de lactosa. Lo mismo sucede con pescados como el salmón y las sardinas, los camarones y las ostras. También el queso de soja (tofú) es rico en calcio y bajo en lactosa.

Cómo se determina la intolerancia a la lactosa?

Los especialistas pueden sospechar que una persona sufre de intolerancia a la lactosa a partir del relato de los síntomas, es decir, la respuesta del organismo frente a determinados alimentos.

Cuando un chico tiene intolerancia a la lactosa, se hace un diagnóstico para ver si tiene una intolerancia natural o ha ido perdiendo su tolerancia por tener una enfermedad de base, como por ejemplo una infección intestinal producida por una bacteria o un virus intestinal. Cualquier enfermedad que afecte la vellosidad del intestino delgado, que es donde está la lactasa, destruye la enzima e impide que las células del intestino la vuelvan a producir, explica la especialista.

Una vez que se hace el diagnóstico, lo que se cuida, especialmente en los nińos, es el aspecto nutricional. Al principio los médicos aconsejan ingerir leche con bajo contenido de lactosa, porque, según afirman, es importante que haya un poco de lactosa para que la enzima puede volver a formarse. Y si el problema persiste, sugieren una dieta libre de lactosa.

También debe suspenderse temporalmente la ingesta de alimentos con lactosa en los casos de diarreas agudas de origen infeccioso, aunque el paciente no sufra de intolerancia a ese tipo de azúcar, porque en las diarreas agudas infecciosas se produce un déficit de lactasa.

Fuente